Cristianismo y drogas

SANGRE D E CRISTO-500x500

En sus formas más antiguas, el rito eucarístico exigía duros ayunos previos -como otros Misterios paganos- y tras varios días a pan y agua un vaso de vino posee la eficacia de varios. Así era la eucaristía en la rama copta, que fue la tendencia cristiana más pujante hasta ser condenada como herejía monofisita. Muchas copas halladas en catacumbas de Roma -algunas con la inscripción bebe en paz– sugieren también que el rito original pudo suscitar las borracheras y fiestas estrepitosas condenadas por San Pablo (Ep. gal., 21), alimentando actitudes orientadas -según el propio apóstol- hacia obras carnales, como la fornicación. A finales del siglo III, Novaciano – uno de los Padres de la Iglesia- fustiga el desordenado amor al vino que observa entre sus correligionarios:

Se embriagan en ayunas, como si esto fuera presentar sacrificios al Hacedor. Y no sólo corren hacia los lugares de esparcimiento, sino que pransportan consigo un lugar de esparcimiento permanente, pues su placer es beber.

El alivio de la rigidez, la relajación inducida por la ebriedad, había sido para el pagano uno de los grandes dones dionisíacos, admitido también por el Antiguo Testamento. Pero ahora es preciso -como dice San Pablo- liquidar todo estímulo a “conductas relajadas“. De ahí que proliferen sectas rigurosamente abstemias, como los encráticos, los tacianos, los marcionitas y los acuarioanos, para los cuales beber constituye pecado mortal; según sus tradiciones, cuando Lucifer cayó de los cielos se unió a la Tierra y produjo la vid. Lucifer y Baco son una misma persona o -en otras versiones- padre e hijo.
La formalización del rito eucarístico comenzó reduciendo a mero símbolo el ayuno, para algo después reservar el vino al sacerdote. Esto permitió retener el núcleo de todas las religiones naturales -que es comer y beber del dios-, descartando al mismo tiempo las sustancias que aseguraban un trance psíquico muy intenso. En vez de caer en trance lo que se exige es querer creer, pura fe. Aunque los sentidos no hayan notado diferencia antes y después de tragar la hostia bendita, la fe consuma el milagro de tener a dios dentro, en forma física.
Este giro exigía borrar cualquier punto de comparación, cualesquiera comuniones no basadas sobre un esfuerzo de autosugestión. Todos los otros ritos mistéricos del Mediterráneo pasan a ser “tratos con potencias satánicas”. Dios no tendrá ya nada de misterio vegetal y multiplicidad: será uno y trascendente, como la propia autoridad de la fe.

http://www.escohotado.com/articles/elfindelpaganismo.htm

 En la forma arcaica es donde se guarda mas la pureza del mensaje,luego vienen los reformadores,al final en la iglesia el unico que se bebe el vino el cura,normal porque si no menudo caos en misa, me imagino a la abuelillas cayendose de lado ,me gustan las celebraciones cristianas en el campo con una comida tranquila,hay si que todos disfrutan del vino.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s